Quantcast
27 C
Santo Domingo
martes 06 diciembre 2022

Se reencuentra con su hija tras 6 años separadas, la vio en TV en la frontera entre México y EEUU

Por: Patricia Chirinos

Glenda Valdez es una migrante hondureña que hace 6 años decidió ir a Estados Unidos a labrar un futuro mejor para ella y, en ese entonces, su hija Emely, a quien dejó con su madre.

Llegó al país llena de sueños y buscando trabajo para poder enviarle dinero a la pequeña Emely, mientras se estabilizaba y lograba llevarla con ella. Lo que nunca imaginó era que la niña decidiría años más tarde trazar un largo periplo desde Honduras para llegar a la frontera entre México y EEUU.

Emely incluso atravesó el río Grande, el cual divide a México con EEUU para llegar a Texas, pero la detuvieron la plena frontera como a muchos de los niños que hace poco más de dos años emprendieron solos su camino desde Centroamérica para entrar a Estados Unidos.

Después de la tormenta, en la frontera encontró la calma: su mamá

El pasado 6 de junio el periplo de Emely terminó, se reencontró con su madre en el Aeropuerto Internacional de Austin-Bergstrom, ubicado en Austin, Texas, ciudad donde vive Glenda, de 26 años.

El reencuentro se dio luego de que unas semanas antes, Valdez, viendo el noticiero de televisión, quedó perpleja al reconocer la imagen de una menor con una sudadera roja y descalza, en la zona fronteriza. Era su hija, que ahora tiene 8 años.

También te puede interesar:
¡Grandioso! Joven dominicano oriundo de Tenares se gradúa en Harvard a los 20 años

La pequeña era custodiada por agentes de la Patrulla Fronteriza en La Joya, Texas, a quienes dijo que no traía nada, que había perdido el número de su madre y no sabía dónde vivía, pero que ella la estaba esperando, reseñó AP.

La pequeña dio algunos detalles a los periodistas, que pensó que podrían servir para identificar a su progenitora. «Su cabello es rizado, pero a veces se lo alisa. Y tiene un anillo en el labio», comentó Emely.

Al ver a su hija en la pantalla, Valdez comenzó a hacer llamadas a las autoridades estadounidenses, así como a las agencias de refugiados para tratar de recuperarla.

«Estaba como en shock, honestamente, porque imagina que estás viendo la televisión y de repente ves a tu hija», comentó Glenda.

«Verla llorar y todo lo que decía me rompía el corazón, sinceramente, todo lo que decía allí, que estaba molesta y llorando y todo eso, y ver su imagen, descalza y todo, fue muy difícil para mí», añadió la madre.

Emely tenía 2 años cuando su madre emigró

Glenda contó a las autoridades estadounidenses que jamás se imaginó que enviarían a su hija a cruzar la frontera hacía EEUU.

Contó que el padre de Emely, ausente al momento de su migración, luego de un tiempo decidió recuperarla y encargarse de la niña.

Pero, la mujer de su padre no la trababa bien. Eso le contó la niña a Glenda en una de las pocas videollamadas que tuvo con ella antes de su periplo.

El padre la dejó al cuidado de una persona que la ayudó a cruzar hacia la frontera estadounidense.

El pasado 13 de mayo, luego de atravesar junto a un grupo de desconocidos malezas, ríos y caminos llenos de barro, donde perdió los zapatos Emely fue hallada por los agentes de la Patrulla Fronteriza en La Joya, Texas.

También te puede interesar:
Nuevo pico de covid-19 golpea la confianza de los consumidores en EEUU

ADEMÁS
Descarga Nuestra App
En portada