Quantcast
23.7 C
Santo Domingo
sábado 02 marzo 2024

Javier Milei (III) El repelente para un país “infectado de socialismo»

¿Habrá al menos una excepción que confirme la regla a la hora de cuestionar la “desastrosa” experiencia socialista a lo largo y ancho de la Argentina, el mundo y la historia universal?

Por: Jolguer Rodríguez Costa

Para el nuevo mandatario argentino no existe. Javier Gerardo Milei, que no tiene mucho de político, pero lo suficiente de economista, pareciera no agotar el repertorio de epítetos y argumentos contra este sistema político, tan arraigado hoy día, sobre todo en regiones subdesarrolladas como Latinoamérica.

”El gran problema de Argentina es cultural; es una sociedad infectada de socialismo.

Hay que sacar el socialismo de la cabeza de la gente”, asegura con su verbo encendido. Para Milei, los principales promotores de esta “inmundicia ideológica”, que engaña con “la injusticia de la justicia social” son los políticos, a quienes califica de sociópatas y parásitos.

“Ellos creen que somos unos inválidos mentales que no podemos vivir si no fuera por ellos.

En realidad son ellos los que no pueden vivir sin nosotros”. Envidia, odio, resentimiento, robo, represión, trato desigual frente a la ley y asesinatos son apenas algunos de los motores que, según el presidente electo, impulsa al socialismo a través de esta gente “oscura, mediocre y criminal”.

“Le roban el fruto de su trabajo a una persona y se lo regalan a quien les da la gana. No puede ser que le vaya mejor al parásito de la política que a un tipo que produce”.

Más racional que emocional, Milei cita a su colega Milton Friedman: ´Las políticas no tienen que ser evaluadas por las intensiones sino por los resultados´. En una clara alusión a la extinta Unión Soviética, agrega: “Ese socialismo total fracasó en lo económico, en lo social, en lo cultural. Y además hay un pequeño detalle: ¡asesinaron a más de 150 millones de personas”

! A propósito de la arenga ¡Patria o muerte!, menciona tres ejemplos como evidencia empírica: “Mira la basura que es Cuba, la basura que es Venezuela, la basura que es Corea del Norte (…) yo no veo a estos zurdos de mie… queriéndose ir a vivir ahí”.

Ante el destino de sus compatriotas zurdos, cabe la incógnita: ¿Cómo enfrentará “el león” a un peronismo que se niega a morir y, peor aún, a un kirchnerismo que le late en la cueva?

De momento, reiterativo, asoma un posible escenario: “Al zurdo no les podés dar un milímetro porque lo toma para destrozarte.

Vos no podés negociar con el zurdo, ¡no se negocia!, con esa mier… No se negocia porque te van a llevar puesto.

Cada vez que vos le das un milímetro te usan y te avanza”.

Amanecerá y veremos.

También podría interesar Javier Milei (II),Entre la locura y la cordura

ADEMÁS
En portada