Quantcast
29.2 C
Santo Domingo
lunes 15 abril 2024

¿Saturación o colapso? | El Informe con Alicia Ortega

El Informe con Alicia Ortega. Transmitido por Color vision en vivo

[adace-ad id=»89127″]

Tras el aumento de la positividad de COVID 19, los centros de salud trabajan arduamente para dar respuesta oportuna a la población; sin embargo, la realidad apunta a que se está alcanzando el límite de capacidad máxima de atención de instituciones públicas y privadas. En efecto, lo que para algunos es una saturación, para otros representa un colapso del sistema de salud nacional.

Esta situación es palpable para el dominicano, quien debe sortear distintas soluciones al presentar síntomas sugerentes de COVID 19. Desde la experiencia de los afectados, en las instituciones públicas no hallaron disponibilidad por el límite en la capacidad de atención y la falta de camas; y, por otro lado, las instituciones privadas prestan servicios extremadamente costosos que no son accesibles al ciudadano común. 

La perspectiva de los médicos

“Las clínicas importantes de Santiago están como nosotros, colapsados, en una semana vamos a tener a los pacientes en los pasillos y se van a morir en los pasillos”, estas fueron declaraciones del Dr. Héctor Sánchez, director del Hospital Metropolitano de Santiago; que alarmaron a la colectividad hacia la capacidad de respuesta del servicio de salud. Esta postura es apoyada por el Dr. José Cruz, presidente del Colegio Médico Dominicano en Santiago, quien afirma que, de no ser por el sistema de salud privada en Santiago, estarían en una situación terrible y perturbadora.

En contraposición a ellos, el Dr. José Luis Carrillo, director médico del Instituto Materno Infantil, señala que la situación actual con los contagiados de COVID 19, no representa un colapso, sino una pandemia que ha generado mayor cantidad de trabajo que implica reorganización y esfuerzo.

[adace-ad id=»89127″]

En consenso, los galenos emplean la palabra colapso, refiriéndose a la capacidad de atención puntual de cada institución en un espacio de tiempo determinado. En ese sentido, esa capacidad de respuesta actualmente está totalmente inhabilitada, e imposibilita seguir atendiendo pacientes, o por lo menos aquellos que requieren de ventilación mecánica.

No dejes de ver:
Mas COVID – Panorama Semanal

Asimismo, apuntan a que la liberación de la cuarentena y el levantamiento de las medidas de restricción de tránsito, permitió que las personas volvieran a su cotidianidad y en poco tiempo el aumento de casos fue brutal; incrementando alrededor de un 100 por ciento el ingreso de pacientes en un lapso de aproximadamente 10 días.

Reporte del servicio de salud pública

En relación con la capacidad de atención de las instituciones de salud, el servicio de salud pública sostiene que las instituciones públicas se encuentran en un 100 por ciento de su capacidad de atención, y las instituciones privadas se encuentran en un 98 a 100 por ciento.

Por esta razón, se anunció el aumento en el número de camas disponibles, así como la demarcación de cercos epidemiológicos en distintos sectores de Santo Domingo y el establecimiento de un centro de aislamiento para pacientes con COVID 19 en el sur de Santiago, que representa la zona de mayor actividad positiva.

Por otra parte, el ministro de salud pública, Dr. Rafael Sánchez Cárdenas, apunta que, el abrupto aumento de casos positivos, se vincula con un comportamiento social indisciplinado, donde no se toma en consideración las medidas de bioseguridad y no se mantiene la medida de distanciamiento social; por ello, se han propuesto medidas drásticas que están siendo evaluadas por el ejecutivo nacional y serán anunciadas próximamente.

Al respecto de las medidas necesarias para contener el rebrote de casos positivos, Alma Morales, representante de la Organización Panamericana de Salud en el país, señala que los cercos epidemiológicos deben ir acompañados de la restricción de la circulación y movilidad de las personas, a fin de que las medidas implementadas sean rígidas y se dé respuesta a la situación actual.

Operativos de despistaje en sectores de Santo Domingo

Como parte de la planeación sanitaria para el combate de la COVID 19, se anunció a través de rueda de prensa del ministro de salud, dos operativos masivos de aplicación de pruebas rápidas y pruebas PCR para puntos estratégicos de la ciudad.

[adace-ad id=»89127″]

En estos operativos, fue evidente la respuesta a la convocatoria, donde se apersonaron pacientes con síntomas sugerentes de COVID; así como otros que aparentemente están sanos, pero requerían realizarse la prueba por análisis preoperatorios, requisito laboral o para la confirmación de estar libres del virus.  

En los espacios destinados para las pruebas, no se hicieron esperar los inconvenientes; pues uno de los mayores retos fue mantener el orden en las filas, conservar el distanciamiento social y el alcance de la cantidad de pruebas fue insuficiente para atender a todos. Muchas personas debieron marcharse sin tener acceso a la prueba.

Por su parte, en el sector de Los Tres Brazos, se realizó una jornada exhaustiva donde se realizaron PDR, PCR y pruebas rápidas para la detección de malaria. Asimismo, se hizo entrega de material de salud para desparasitación, saneamiento de agua y afecciones cutáneas.

La situación en el laboratorio nacional de salud pública Dr. Defillo.

Desde tempranas horas de la madrugada, pernoctan pacientes a las afueras de las instalaciones de este laboratorio para acceder a pruebas de la COVID. Dada la gran demanda, muchos pacientes deben acudir al centro varias veces hasta que sea su turno de conseguir la prueba.

En palabras de la Dra. Cruz María Montero, personal de apoyo del ministerio de salud, diariamente les asignan una cantidad de material, que no cubre la demanda. Por tanto, al agotarse; toman las copias de cédula de los pacientes rezagados para darles prioridad al día siguiente.

A pesar de la aparente “desorganización” que reportan los usuarios, el personal de salud enfatiza que son priorizados embarazadas, personas envejecientes o con discapacidad. Sin embargo, el aparente déficit de pruebas, que aún no alcanzan ni el 2.5 por ciento de la población, obstaculiza en proceso de descenso de la positividad.


Retorno a prueba – El Informe con Alicia Ortega


¿Conoces nuestro Canal de Youtube? ¡Suscríbete!


[adace-ad id=»89127″]

ADEMÁS