Close

16 agosto, 2018

República Dominicana no baja la guardia ante la difteria

Prevenir y reforzar los mecanismos para evitar el contagio masivo, parece ser la estrategia más certera a aplicar contra la bacteria Corynebacterium, responsable de la difteria.

Eso expresaron las voces de las autoridades sanitarias de República Dominicana, durante el primer cuatrimestre del año cuando se encendieron las alarmas sobre un posible brote epidémico de la enfermedad, motivado al fallecimiento de un niño proveniente de Haití.

Dado el carácter fronterizo con el país del Caribe, se activó una alerta epidemiológica nacional, como protocolo sanitaria para hacer frente a la posible amenaza. Esto lo explicó en su oportunidad, el Ministerio de Salud de la República Dominicana: “La alerta fue emitida por la cercanía y existencia de pasos fronterizos con Haití, donde un brote que data desde 2014 ha generado varios casos de difteria.

También estaban bajo observación, los emigrantes a la isla provenientes de la República Bolivariana de Venezuela donde habría un resurgimiento alarmante de la enfermedad, aunque no haya pronunciamientos de fuentes oficiales al respecto.
La inmunización es el mejor escudo La prevención es la mejor arma contra la difteria. Esto se traduce en cumplir con el esquema de vacunación completa, que debe aplicarse la población infantil.

A juicio de la Organización Mundial para la Salud, OMS, durante el primer año de vida todos los niños del mundo deberían haber recibido 3 dosis de la vacuna que los inmuniza contra la difteria. Luego, durante la niñez o la adolescencia deben colocarse otras 3
inyecciones más como refuerzo.

Para la OMS, los brotes de difteria ocurridos recientemente en algunos países de América Latina, dejan ver que los programas de vacunación en esos países no ha alcanzado el nivel de cobertura requerido.
En un documento en línea, donde denominado “Preguntas y respuestas sobre la difteria”,
la Organización Mundial de la Salud, indica que las personas que no estén vacunadas contra la difteria están en posición de riesgo.

Precisa además que “un 86% de los niños del mundo reciben las 3 dosis recomendadas de vacuna antidiftérica durante la lactancia, lo que supone que hay un 14% sin cobertura, o con cobertura parcial”. Esto indica que es necesario fortalecer los programas de vacunación.

La difteria es una enfermedad que se trasmite con facilidad entre las personas: sólo con toser o estornudar; a través de tejidos u objetos contaminados.

Se manifiesta con dolor de garganta o fiebre, entre 2 y 5 días después del contagio. Cuando se agrava, la bacteria forma una placa gris o blanca en el fondo de la garganta, bloquea las vías respiratorias, provoca tos seca, dificultad para respirar y deglutir.
Otros síntomas son: hipertrofia de los ganglios linfáticos que se manifiesta en hinchazón en un área del cuello, entre otras manifestaciones. Si no se trata de manera inmediata, podría ser mortal.

Luisa Ugueto para @colorvisionc9

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *