in

Juan Dolio, ¡una playa que lo tiene todo!

¡Juan Dolio lo tiene todo!

A escasos 16 kilómetros de la población de San Pedro de Macorís, si, la misma población que inmortalizara Juan Luis Guerra en una de sus más pegajosas composiciones, se levanta una pequeña población a la cual es muy fácil de llegar, pero de la que cuesta salir: Juan Dolio.

La playa de Juan Dolio se levanta al suroeste de República Dominicana, a 50 kilómetros de su capital, Santo Domingo. Es un paradisíaco lugar con fama de atrapar a sus visitantes desde el primer momento por lo agradable de su clima, el cuál invita a descansar en deliciosas arenas bañadas por las templadas aguas del Caribe.

Ciudad Juan Dolio

En sus orígenes, Juan Dolio era un asentamiento indígena precolombino conocido como El Corral, habitado por los Tainos, con un cementerio cercano a lo que ahora es la entrada de Guayacanes. Con la llegada de los españoles, estos trataron de proteger sus buques en la bahía, a través de estrechos canales flanqueado por arrecifes.

Esto provocó que muchos de estos barcos se fueran a pique, siendo el origen de los numerosos naufragios, armas de metal como cañones y antiguas anclas que han sido halladas en este lugar.   

La existencia de Juan Dolio transcurrió sin muchos cambios hasta la década de los 80, cuando inversionistas extranjeros le dieron un importante impulso al desarrollo turístico lo que propició el crecimiento tanto de negocios hoteleros como de una artesanía que se ha ganado la aprobación de propios y extraños.

Fotografía – Alejandro Briceño para @colorvision

Juan Dolio, playas y hoteles

UN PARAÍSO MUY CERCA DE TODO.

Si piensas visitar esta ciudad, no tendrás problemas en llegar a ella, ya que cuenta con una excelente ubicación, no sólo por estar a apenas 20 kilómetros del Aeropuerto Internacional Las Américas, sino gracias a un abundante número de autobuses que en República Dominicana son llamados guaguas.

La mayoría de estos vehículos son modernos, seguros y muchos de ellos con aire acondicionado.

Las guaguas (autobuses) parten de Santo Domingo, capital de República Dominicana y se comunican con San Pedro de Macorís, La Romana y Higüey, siendo así un excelente transporte para conocer y visitar las diversas playas existentes entre estas ciudades. Y es que si algo abunda en esta región, son sus incomparables playas.

La Playa más visitada

Alrededor de Juan Dolio encontrarás diferentes playas, todas espectaculares, siendo la más conocida la playa que lleva su nombre: Playa Juan Dolio.

La longitud de esta playa es de 5 kilómetros y exhibe una franja de 30 metros de arenas blancas, moteada con áreas de arena de un delicado color crema que se funde en las turquesas aguas del mar, por lo que no es de extrañar que sea una de las playas más visitadas por los turistas nacionales y extranjeros.

Fotografía Alejandro Briceño para @colorvisionc9

Hoteles, Restaurantes, Tiendas para visitar

Y si quieres algo más que playas y mar, aquí también encontrarás una extensa variedad de hoteles, complejos renombrados como Marbella.

Encuentra también buenos restaurantes, bares, cafés, tiendas de recuerdos que cierran tarde por la noche. Los dos campos de golf más grandes del sur de República Dominicana y hasta servicio de alquiler de autos.

¿Deseas más? ¿Qué te parece disponer de servicios de Spa, opción de actividades acuáticas, escuela internacional de buceo, deportes de diferentes tipos y hasta paquetes de excursiones?

¡El lugar perfecto para unas vacaciones inolvidables en pareja o en familia!

Visitar Juan Dolio es olvidarse del estrés, de la rutina y vivir una experiencia sin igual, con un paisaje de ensueño y en compañía de gente amable y servicial.

¡Un cálido paraíso que espera por ti!

Conoce otro destino muy cercano BOCA CHICA.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Podcast: ¿El amor es sufrimiento?

Descubre Playa Boca Chica e Isla La Matica, dos fabulosos y repetibles destinos en República Dominicana.