in

El compromiso de una Madre – Dra. Carmen Herrera Medrano

FELIZ DIA DE LAS MADRES VALIOSAS MUJERES, Y NO OLVIDEN SU AMIGO FIEL, DIOS, SIN SU AYUDA NADA ES POSIBLE.

El compromiso genera obligación, esa obligación emanada de la decisión de ser madre, un privilegio de Dios donado para ensanchar nuestra descendencia. Este compromiso nace con la oportunidad de ser madre y se extingue con la muerte.

Si vamos al término legal, la responsabilidad en cuanto a la provisión de alimentos de los padres para con sus hijos es solo hasta los 18 años judicialmente, así lo precisa el Código de Protección a niños, niñas y adolescentes o Ley 136-03, pero es ahí donde una vez más se refleja el amor de madre, nuestra responsabilidad nunca muere, siempre estamos ahí, apoyándolos y acompañándolos en su crecimiento, lo que si es propicio resaltar, que debemos dejarlos crecer, asumir sus responsabilidades, con respeto, valentía y consideración al prójimo.

La mayoría de las demandas en provisión de alimentos son incoadas en contra de los padres, y estos forzosamente cumplen su sentencia de manutención hasta los dieciocho años.

Desde pequeños los vamos guiando, esforzándonos por esas calificaciones, introduciéndolos en varios temas, deportes, música, idiomas y otros, tratando de obtener sus mejores respuestas, a veces nos olvidamos del carácter, el cual se va formando día a día, y es ahí donde también debemos fortalecer y observar posibles necesidades de profesionales de la salud, como psicólogos y terapeutas familiares, pues ese niño que no se le enseñan los lineamientos de conducta en su residencia, crecerá con esas carencias, las cuales les impedirán ser un excelente esposo y padre, es por ello que debemos trabajar esa formación y desarrollo de nuestros hijos de manera integral, involucrando todos los integrantes de la familia.

Hoy puedo afirmar que hemos logrado una familia sana con un exitoso desarrollo, pero no todo ha sido color de rosa, han habido momentos no tan buenos, que nos conminaron a ser más fuerte, otras veces más tolerantes y sobre todo a jugar varios roles, madre, hermana, y amiga de nuestros hijos, lo que si les digo, es que hoy doy gracias a Dios por ese acompañamiento en esta hermosa trayectoria de ser madre de tres hijos, Vladimir, Carlos de Jesús y Enmanuel Alexis, los dos primeros ya convertidos en profesionales del derecho y el pequeño Enmanuel en su bachillerato, y como les decía, ahora es que falta, pero siempre dejándolos ser ellos, no podemos hacerlo todo, porque a veces somos tan proactivas que lo queremos resolver todo, y no es así, debemos dejarlos resolver sus problemas, pero siempre con un buen consejo y acompañándolos solo en lo necesario.

Tengo el gran privilegio de tener a mi madre, Bienvenida Medrano Muñoz, de 82 años, quien junto a mis tres hermanos, Mercedes, Hilda y Elvis, nos guía aún por el camino idóneo, y a quien después de Dios debo mi formación en valores y fuerzas para enfrentar los momentos difíciles de la vida, su fe en Dios nos ha enseñado a poner en sus manos todas las dificultades y él siempre, siempre ha estado y estará protegiéndonos y dándonos la sabiduría necesaria para seguir adelante.

Dra. Carmen Herrera Medrano
Instagram dracarmenherrera
Correo Electronico: [email protected]

El exceso de turistas molesta a los japoneses por mala educación de algunos

Trump aprueba mandar a Oriente Medio más de 2.000 soldados