Quantcast
27.9 C
Santo Domingo
lunes 20 mayo 2024

¿Cuál es el mejor deporte para fortalecer los cuádriceps y los glúteos?

Es una actividad placentera en la que tiene un menor impacto sobre los músculos o, al menos, no tanto como las zancadas al caminar.

Tanto caminar como hacer ciclismo son dos maneras de practicar deporte en la que se ven involucradas muchas partes del cuerpo, especialmente las del tren inferior como son las piernas y los glúteos. Si eres de las personas que su genética hace que la grasa esté localizada en esas zonas del cuerpo, quizá te interesaría saber cuál es el deporte más efectivo, ya no solo para combatirla, sino para fortalecer esa zona.

Practiques la actividad que practiques, vas a obtener beneficios para tu salud porque el movimiento físico va en contra de uno de los mayores enemigos de la salud que es el sedentarismo. Además, no es tan importante el tipo de deporte que hagas, sino los factores como la genética, la intensidad, la duración o la velocidad a la que lo hagas los cuales van a influir en que tengas unos resultados más a largo o a corto plazo.

Ahora bien, si lo que quieres es saber ya de qué deporte hablamos, los expertos aseguran que el ciclismo es mejor que caminar para fortalecer la musculatura de cuádriceps y glúteos. Efectos de caminarCaminar tiene sus beneficios porque es una forma de involucrar a los músculos de todo el cuerpo, lo que lo convierte en una buena práctica para quemar calorías ya que en cada zancada todos los músculos trabajan y, por tanto, se queman calorías.Ahora bien, volviendo al tema del fortalecimiento muscular, caminar no nos sirve para esto porque al trabajar todo el cuerpo quiere decir que no se involucra ninguna parte en concreto y, por tanto, no se desarrolla la musculatura de ninguna zona en particular.

Por eso, hablábamos en un principio que, según los expertos en actividad física, no se trata tanto del deporte que hagas, sino el fin que quieras conseguir, cómo lo trabajes y cómo es tu condición física a la hora de iniciarte en cualquier rutina deportiva. El ciclismo, por su parte, es un deporte que trae consigo mucha afición por parte de la población.

Es una actividad placentera en la que tiene un menor impacto sobre los músculos o, al menos, no tanto como las zancadas al caminar. Por eso, es un deporte de resistencia ya que el desgaste es mucho menor y la potencia mucho mayor. De ahí, que a la hora de ganar músculo sea más recomendable la bicicleta ya que toda la fuerza la hacemos con las piernas. Durante el movimiento se ven involucrados los glúteos, los cuádriceps y los tendones. El ciclismo es un deporte menos lesivo.

Ahora bien, todo debe practicarse en su justa medida. ¿Qué quiere decir esto? Que no hace falta que te mates dando pedaladas para conseguir los resultados esperados. Expertos como el director del Laboratorio de Fisiología del Ejercicio y Rendimiento Humano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Colorado, Íñigo San Millán, declara en el portal Runners World que «La mayoría de tus salidas deberían estar en zona 2».

Esto quiere decir que debes llevar un ritmo en el que puedas hablar todo el tiempo ya que los entrenamientos de alta intensidad estresan al cuerpo y se inflama, produciendo el efecto contrario, es decir, el almacenamiento de grasa. En este sentido , San Millán aconseja lo siguiente: «Limita la intensidad a un par de veces a la semana y tómate el resto de tus salidas semanales en bici a un ritmo controlado y cómodo». Es lo que se conoce como la regla del 80/20. El 80% en baja intensidad y el otro 20% a intensidad fuerte. Este profesional también asegura que los paseos en bici ayudan «a desarrollar fibras musculares de contracción lenta y resistencia, aumentar el desarrollo capilar, mejorar la capacidad de usar lactato para obtener energía».

El ciclismo, por su parte, es un deporte que trae consigo mucha afición por parte de la población. Es una actividad placentera en la que tiene un menor impacto sobre los músculos o, al menos, no tanto como las zancadas al caminar. Por eso, es un deporte de resistencia ya que el desgaste es mucho menor y la potencia mucho mayor. De ahí, que a la hora de ganar músculo sea más recomendable la bicicleta ya que toda la fuerza la hacemos con las piernas. Durante el movimiento se ven involucrados los glúteos, los cuádriceps y los tendones. El ciclismo es un deporte menos lesivo. Ahora bien, todo debe practicarse en su justa medida.

¿Qué quiere decir esto? Que no hace falta que te mates dando pedaladas para conseguir los resultados esperados. Expertos como el director del Laboratorio de Fisiología del Ejercicio y Rendimiento Humano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Colorado, Íñigo San Millán, declara en el portal Runners World que «La mayoría de tus salidas deberían estar en zona 2».

Esto quiere decir que debes llevar un ritmo en el que puedas hablar todo el tiempo ya que los entrenamientos de alta intensidad estresan al cuerpo y se inflama, produciendo el efecto contrario, es decir, el almacenamiento de grasa. En este sentido , San Millán aconseja lo siguiente: «Limita la intensidad a un par de veces a la semana y tómate el resto de tus salidas semanales en bici a un ritmo controlado y cómodo». Es lo que se conoce como la regla del 80/20. El 80% en baja intensidad y el otro 20% a intensidad fuerte. Este profesional también asegura que los paseos en bici ayudan «a desarrollar fibras musculares de contracción lenta y resistencia, aumentar el desarrollo capilar, mejorar la capacidad de usar lactato para obtener energía».

Todo esto no se conseguiría sin una buena alimentación. Todo debe llevar un equilibrio y el tipo de comida que comes también es importante a la hora de hacer ejercicio, tanto para quemar calorías como para ganar musculatura. Sin olvidarte de incluir ciertos tipos de alimentos, si vas a hacer largas rutas en bicicletas.Además de los paseos en bici y de la buena alimentación, profesionales del ciclismo del portal Tuvalum recomiendan, además, meter algún que otro entrenamiento HITT que son pequeños intervalos de alta intensidad ya que cuando haces esfuerzos cortos e intensos quemas más grasa. Esto sucede por una cuestión natural de nuestro cuerpo en la que cuando respiras con dificultad, tiendes a quemar más grasa.

ADEMÁS