Quantcast
23.7 C
Santo Domingo
sábado 02 marzo 2024

Belleza vs Política (II)

Continúan las represalias y el asedio policial contra la familia de la directora nacional del Miss Universo, Karen Celebertti, así como las acusaciones del régimen, que califica de “terrorista” la masiva celebración del triunfo de Sheynnis Palacios.

Por: Jolguer Rodríguez Costa

La euforia en las calles -que no se daba desde el 2018, cuando fueron prohibidas las manifestaciones- fue catalogada de “aprovechamiento grosero” por la vicepresidenta Rosario Murillo. “Ha sido una tosca y malvada comunicación terrorista, que pretende convertir un lindo y merecido momento de orgullo y celebración, en golpismo destructivo», denunció la también esposa del dictador nicaragüense.

Cabe destacar que tanto Celebertti como Palacios fueron reconocidas y asiduas participantes en las protestas de 2018, que exigían el regreso de las libertades a su país. “Ello explica tanto odio y saña de la dictadura contra ella (Celebertti) y su familia”, interpretan en las redes sociales.

Sheynnis Palacios

Otras fuentes apuntan que la dictadura desea desde cierto tiempo tomar el control del Miss Nicaragua, para lo cual habrían utilizado agentes encargados de descalificar el desempeño de Celebertti en el certamen.

Mientras, La Prensa -diario nicaragüense en el exilio- aseguró que el gobierno «mantiene incomunicado» y bajo constante vigilancia policial a Martín Argüello, esposo de Karen Celebertti, quien fuera deportada junto con su hija por el régimen de Daniel Ortega.

La organización Miss Universo pidió al gobierno que “garantice” la seguridad de los afiliados a esta franquicia. Reconoció que, por ahora, la directora nacional, su familia y los anteriores titulares de la organización en Nicaragua “están a salvo”.

Además del destierro de Celebertti, otros medios nicaragüenses refugiados en Costa Rica, Estados Unidos y España, coinciden en que el gobierno había ordenado a la aerolínea Avianca «no abordar» a la coronada reina de belleza cuando regresara de San Salvador; aunque tras el triunfo, anuló la orden.

Sin embargo, la Miss Universo viajó de El Salvador a Miami, México y Nueva York, donde ahora reside en su apartamento.

Hasta el momento, el gobierno, específicamente el presidente Daniel Ortega, no se ha pronunciado sobre estas denuncias.

ADEMÁS
En portada