Close

13 octubre, 2018

Anota estos 6 consejos para mejorar la circulación de tus piernas

Responde estas preguntas objetivamente: ¿Tienes sensación de hormigueo, picor y entumecimiento en las piernas? ¿Sientes agotamiento constante en las extremidades inferiores?
¿Has notado la aparición de arañas vasculares en tus piernas?
Si contestas a estas interrogantes de manera afirmativa, podrías estar experimentando problemas de circulación en tus piernas. Este malestar es común en un amplio sector de la población y afecta principalmente al sector femenino.
Se origina cuando la capacidad de las venas para realizar el retorno de la sangre al corazón, es limitada. Entonces, la sangre queda retenida en los miembros inferiores y produce pesadez, cansancio, hormigueo, hinchazón, enrojecimiento, sequedad y picor en la piel de las piernas, entre otros síntomas.
Los problemas de circulación en las piernas, se originan por causas hormonales y genéticas; también como consecuencia de la mala alimentación, el sedentarismo, el tabaquismo y el hecho de pasar mucho tiempo sentados o de pie.
La mala circulación en las piernas, puede prevenirse y mejorarse con si tomas algunas medidas sencillas que implican asumir algunos cambios en la rutina.

¿Quieres saber cuáles son?

6 consejos para mejorar la circulación en las piernas
1. Hacer ejercicios con regularidad. Hacer ejercicios de manera habitual, hace la diferencia
en muchos aspectos de nuestra vida. Para mejorar la circulación en las piernas, es
recomendable llevar a cabo disciplinas como la natación; manejar bicicleta, caminar, hacer
gimnasia e incluso bailar.
2. Asumir una dieta equilibrada. El consumo de alimentos con bajo contenido de sal y ricos
en fibra actuará a favor de tu circulación, porque mantendrá a raya la obesidad y el
estreñimiento. La ingesta de frutas, verduras y cereales como la avena, obrarán maravillas
en tu salud circulatoria.
3. Agua por dentro y por fuera. Beber unos 8 vasos de agua al día definitivamente
contribuye a mejorar tu circulación. A esto debemos añadir que para combatir la patología
circulatoria de las piernas, es recomendable hidratar diariamente la piel con productos
especializados.
4. Mantente en movimiento. Evita permanecer largos períodos de pie o sentada. Si por
motivos de trabajo o viajes muy largos, debes mantenerte sentada largo tiempo, cambia de posición, cruza las piernas o muévelas sin abandonar tu asiento. En la oficina, tómate unos minutos para levantarte y caminar brevemente.
5. Eleva las piernas. Date tiempo para reposar con las piernas elevadas por encima del nivel del corazón. Esta postura es beneficiosa para quienes trabajan sentados o de pie por muchas horas, también si estás embarazada.
6. Usa ropa y calzado adecuado. Aunque esté de moda usar ropa muy ajustada, no favorece la circulación. En cuanto al calzado, se recomienda evitar los tacones muy altos y los zapatos estrechos e incómodos.

¿Vas a añadir a tu rutina estas sanas prácticas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *