in , ,

¿Y si jugamos a dejarnos cazar? @pormistacones

Jugamos a dejarnos cazar…

Hace unas semanas, conversando con un amigo coach me dijo lo siguiente: “No hay nada más atractivo que una mujer que sabe estar sola y nada más intimidante que una mujer segura de sí misma” (En ese momento me dije “Moriré sola y rodeada de gatos” jajajaj) Una cosa sí que es cierta, y en mi experiencia lo he vivido y es que mientras más tiempo pasamos solas(sin pareja) y cómodas con nuestra soledad, más difícil es dejarse cortejar.Estamos tan acostumbradas a darnos lo que necesitamos, a proveernos todo lo que deseamos (hasta el sexo) que cada vez es menos necesario que otro lo haga.

Nos hemos vuelto tan autosuficientes con nuestra soledad, que es mucho más fácil no comprometernos y seguir como estamos. Eso está válido, no digo que haya gente que desee este estilo de vida, pero ¿Qué pasa cuando lo que deseas es alguien que te acompañe, te cuide y te ame? Cuando hemos pasado tanto tiempo solas madurando, proveyéndonos y dándonos, siento que nos perdemos de esa “mujer” deseable, vulnerable y protegible que todo hombre quiere. Claro está que a una mujer como nosotras no nos puede cazar cualquiera tampoco. Uno atrae lo que se parece a uno. Yo siempre digo que a mi nada me seduce más que un cerebro y a estas alturas de mi vida me enamora la inteligencia y la virilidad de un cazador con metas claras, objetivos transparentes y la mira puesta en su presa…no en jugar.

Así que puede que te llegue un cazador de libro, centrado y seguro de lo que quiere… y ¿qué es lo que pasa? ¡¡¡NO SABES COMO HACER CON ESA COSA NUEVA!!! Se te sale la leona del pasado, la que buscaba el ratico de una noche. La que no soporta no tener el control de la situación. Sale la saboteadora, la que lo pone fácil (porque eso fue lo que aprendió) Esa que es tu otra yo vestida de cuero y encaje. Esa que saca las garras y asusta al que si vale la pena. Esa que se regalaba por un rato de cariño, que se arrimaba al otro desde la necesidad de sentirse deseada así fuera por unas horas. Amiga…a esa mándala un rato al carajo.
Esto es un aprendizaje. Es delicioso ser la mujer que eres. La que no necesita poses para ser deseada porque ya ella se siente así: deseada. No se trata de ser una antipática, para nada. Se trata de que llega un momento en la vida en la que no tienes que aparentar ser lo que no eres para gustar a alguien. Muchas hemos tenido épocas de tan baja autoestima que nos entregábamos en cuerpo y alma, y dábamos hasta lo que no teníamos, para recibir trozos de los que nosotras creíamos que era amor.

No amigas mías, cuando una se da por completo, se está amando poco a sí misma. Cuando entiendes que ¡te van a amar como tú te amas! y te haces consciente de eso, el amor por ti aflora y tu entorno comienza a cambiar y comienzan a acercarse “Cazadores especializados y con doctorado en mujeres fuertes”Haz el esfuerzo, por más dura que parezcas, de endulzar tu alma un poquito. Vuelve a ser dama. Déjalo ser hombre. ¿El tipo te interesa? Déjalo que te corteje y no te le vayas encima como una desesperada. ¿Te gusta para pareja? Déjalo que te proteja, déjalo que te cuide, déjalo ser hombre y bájale dos a la controladora.

Dale play a la dulce, a esa mujer que crea expectativa y se deja desear. Si siempre fuiste el postre de los hombres que pasaron por tu vida y sabes que no te gustó, compórtate como plato principal y no como chupito.

Suelta esa vieja forma de ser que no te dio resultado, agradécela y dale las gracias porque fue la que te enseño lo que no quieres más. Dale la bienvenida a tu nueva tú. Esa que viste su corazón de organza de seda y que en el momento que menos lo espere estará con quien la deje volar, acompañándola en su vuelo. Yo ya comencé…

@PORMISTACONES BY EVLIN

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

La Dieta mediterránea puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca – Dr David Samadi

¡GORDIBUENA y a mucha honra! @pormistacones